viernes, 25 de septiembre de 2009

La naturaleza de los gatos

Maúllan un gato y otro gato envueltos de madrugada,
van a tientas, ciegos, buscando hacer el amor.

La lluvia fina lava, en tanto, la sangre de las calles
y los arrullos de las metrallas duermen a los niños:
Suspiran las madres: “no se confundan, niños,
no es la paz, sino sólo el silencio”.

La ciudad, de noche, es un callejón de gatos pardos,
y en ella uno y otro juegan a perderse y encontrarse
hasta que al girar una esquina, un gato y otro gato
se topan de frente, ronroneándose, deseándose.

Natura los obligará a amarse como aman los animales.
Un gato entrará en el otro y dejará en su fondo
espejitos de plata bruñida robados a la luna dormida,
y se despedirán con el sol, por supuesto, sin esperanzas,

sin mañana,

pues ésta es la naturaleza de los gatos

y por eso sólo un gato,
puede entender

a otro gato.

1 comentario:

La lengua de Astarthe dijo...

Me he dado cuenta del tiempo que ha pasado, he decidido como ejercicio: escribir. Lo había dejado tirado y ahora escribiré para retomar la poca condición, me siento como un niño pequeño (y eso me encanta) y creo que mi fuente de inspiración fue usted señor, gracias y claro ahora que releo esto entiendo muchas cosas. Cuidate Gato.