jueves, 5 de julio de 2007

Carta de Ugo a Gerardo en respuesta a la carta Gerardo a la primera de Ugo... en fin, Gay Pride Wars III: el regreso del Jegay

A este paso lo que vamos a acabar teniendo es una marcha del ogullo gay antiorgullo gay. Si esto fuera un partido de tenis yo ya tendría una tortículis que no me curarían los calzones de Juan. La balanza se inclinó con el voto de Pavelo a favor de Gerardo y ahora Ugo exige su violenta y violeta respuesta.


Deje el amable lector que estos dos esgrimistas de la lengua que echan cintas por la boca de diferentes colores se peguen con la cuchara hasta por debajo de la lengua para entretenimiento, gozo y reflexión (sobre todo eso) de nosotros, los demás asistentes a las gueras pánicas, panteónicas y pantanosas del Orgullo.


Con la misma mecánica de ayer, ahora va Ugo, en un color muy masculino, duro y a la yugular contra Gerardo. Hagan sus apuestas y voten por sus fidelidades. Y piensen, insisto, sobre todo eso, que para eso estámos haciendo pan y circo en el cyber coliseo de las palabrotas. Ahí les va.



Gerardo,



La “marcha del orgullo gay” se ha quedado apantanada. Sus orígenes de protesta contra la discriminación y las violaciones a los derechos humanos más retrógradas están sustancialmente en el pasado. Hoy las manifestaciones están nutridas por un grueso sin conciencia sobre el “objetivo”.


Ugo,



Me parece nuevamente que reduces las expresiones de protesta a lo actos de conciencia y/o de militancia política, debemos entender que hay infinidad de expresiones que son una protesta en si, que son políticas en si sin necesidad de enarbolar banderas “políticas”, y respecto a tu decir de que hay “un grueso sin conciencia” participando en la marcha, considero que por principio de cuentas no podemos pretender que en toda manifestación vaya un 100% de personas con conciencia del objetivo y segundo me parece que descalificas el hecho de que alguien vestido de plumas y lentejuelas no tenga esa “conciencia” sólo por su atuendo.



Gerardo,



¿qué protesta no es un acto político? El eje central de mi discurso es desde un paradigma de crítica al pantano en el que se revuelcan los simpatizantes de la Marcha Gay. Mi visión seguramente reduce al espectro de acción política a dos niveles: el de la toma de partido por la sociedad civil y al de tomar parte, esto debe ser porque prefiero reducir las generalidades a conceptos y no divagar al tolerar las acciones espontáneas y efímeras con las que podríamos entender al fenómeno de participación ciudadana. Hubiera preferido que de igual forma hubieras dado respuesta de manera puntual a las dos ideas centrales del texto y no a un ataque que atomiza la comprensión.


Así, procuraré dar respuesta a tus incomprensiones y quejas contra mi forma de pensar.


Pareciera que cuando yo hablo de ‘política’ lo interpretas como ‘acciones político partidistas’ y no, de hecho ese primer párrafo ni lo menciona. Me importa poco si hay partidos políticos inmiscuidos en la Marcha; me interesa que un grueso de los manifestantes tenga conciencia política de sus actos y no marchen por el ámbito “reduccionista” del carnaval. Que en vez de gastar su tiempo y su esfuerzo en marchar pensando que con eso sus derechos serán respetados y se implementarán políticas públicas que mermen los estragos de la discriminación y la violencia contra los derechos humanos en general que como individuos y grupo social inalienablemente tienen. Eso significa “tomar partido”, manifestarse; “tomar parte” es cuando en ese segundo nivel de los dos que hablo, el individuo o el colectivo asume que no sólo con la participación (al votar, o manifestarse escuetamente en las calles) logrará resolver los problemas, sino que se involucra en resolver los problemas. Así, muchos de los manifestantes clausuraron la marcha gozando de la satisfacción que a todos nos da el expresar nuestras ideas libremente, pero que en mi visión reduccionista no resolvieron un culo de la problemática.


La participación social se debe reconocer como un proceso de ejercicio de ciudadanía que nos acerca a la democracia y nos encamina al progreso, alejándonos de la ignorancia y otras chingaderas. Empero, cuando la gente sale a manifestarse en las calles, se dice que “toma partido”, igual que cuando se expresa a favor o en contra de cualquier cosa. Esa participación es apenas un escalón en la construcción del ejercicio legítimo de los ciudadanos. Cuando la gente ‘toma parte’ tiene la conciencia para discernir sobre cualquier cosa; tomar partido y entonces encontrar una manera para involucrarse en su contexto de manera activa y concienzuda,



Efectivamente la participación social “debiera ser” un ejercicio de ciudadanía, pero en ese deber ser, el ejercicio de la ciudadanía toma muchos derroteros, no solamente la militancia partidista o panfletaria, el ejercicio de la ciudadanía seguramente no es sólo votar y participar en algún grupo político, va mucho más allá y se puede expresar en cualquier otro espacio. Respecto al pretendido camino al progreso, te pregunto qué es para ti eso que llamas progreso, porque ciertamente esa idea ha sido superada, la historia no ha demostrado como no hay tal progreso, aunque en su nombre se haya acabado con culturas milenarias, esgrimiendo el argumento de que eran salvajes e ignorantes. Ahora respecto de tu aseveración de que existen grados o escalones en la construcción de un ejercicio “legítimo” de la ciudadanía, te reitero que hablar de lo legitimo y lo ilegitimo es arengarse el derecho de decir qué esta bien y qué mal, no Ugo, el ejercicio “correcto” de la ciudadanía no puede hablar de legitimidades, puesto que debiera buscar la inclusión de todas las formas de expresarse, validando todas esas maneras de involucrarse en un contexto –el que sea- de manera activa. Sobre la conciencia, vuelvo sobre lo mismo, que lleves plumas y lentejuelas o vayas con tus senos al aire no te hace tener menos conciencia.


Progreso. Parece que en eso gira la primera mitad del párrafo. La participación social pasiva y la participación activa son deberes y derechos de la ciudadanía, de este modo lo que he tratado de decirte es que no basta con salir a la calle y quejarse; hay que hacer política y asumir una responsabilidad no sólo para con la comunidad sino para con nuestros propios ideales, y si en nuestros propios ideales sólo está el salir al carnaval pues qué reduccionista visión del individuo. En cuanto al progreso te puedo decir que ir para adelante y buscar el perfeccionamiento me parecen definiciones sencillas y entendibles para cualquier persona afín a la izquierda. Progreso me significa no quedarnos en el pantano de los movimientos sociales y nutrirlos con adelantos.


Para la segunda mitad de tu párrafo me centraré en lo “legítimo”, sólo para darle claridad a mis pronunciamientos y que no bifurques un camino de entendimiento para el cuál sólo hay uno y me cito textual entre comillas a continuación: “Esa participación es apenas un escalón en la construcción del ejercicio legítimo de los ciudadanos.” Sometiendo a tu consideración el que me digas si soy yo, la civilidad, las leyes o quién el ente que determina que participar como lo hicieron ustedes en la marcha es o no legítimo.


(Espero no tener que explicarte que no soy yo quien determina la legitimidad y que ni siquiera lo insinué, que tu ejercicio sofista del lenguaje no empañe el tema: “la marcha gay es basura”.)


No basta tomar partido Gerardo, no basta que la gente diga eso es bonito o feo y salga a la calle, Necesitamos ciudadanos capaces de involucrarse con su contexto y que tomen parte. Que no se queden con la satisfacción de haber salido a manifestarse en las calles; cuando su voz será callada por medios de comunicación controlados por la oligarquía.


Y yo te pregunto Ugo por qué no basta, por qué hay que llegar a casa y volverse un activo militante de una causa, y por qué pretendes que sólo la militancia es tomar parte… porque según yo, se puede tomar parte y formar parte de algo sin militancia, y ahí interviene la conciencia de la que hablas antes, no necesitas estar o formar parte de algo organizado para tener conciencia y actuar en consecuencia.


No basta porque entonces no progresa y son efímeros los esfuerzos de lo que están haciendo al salir a la calle Gerardo. Y como he estado diciendo: se empantanan, no avanzan, son manipulados por un Sistema al que quieren cambiar y entonces no le dan continuidad al desmadre que ya fueron a armar en la sociedad. Salen a la calle, gritan consignas discriminatorias contra las personas heterosexuales, alteran el “orden” y las costumbres de una sociedad y ya, no hacen más; regresan a sus casas o se van a celebrar al antro. ¿Logrando qué? NADA. Por eso digo que no basta salir a la calle si no se van a comprometer a resolver un problema que ya detectaron y con el cual coincido y siempre he coincidido.


La marcha hoy es un ejercicio catárquico, con un movimiento político de dudosa calidad y dudosos resultados. Mi cuestionamiento no es represor contra la Marcha Gerardo, es una crítica constructiva al desperdicio energético que tendrán los manifestantes. Es una crítica a que después de celebrar orgullosamente que nacieron y decidieron ser homosexuales, lesbianas, bisexuales o el estilo de vida (y sexual) que sea; se sientan satisfechos por haber tenido la oportunidad de manifestarse con libertad y no hagan nada más, no se involucren en los mecanismos más eficientes para generar políticas públicas que abatan la violencia ni tampoco en la generación de leyes que la controlen.



Vuelvo a lo mismo Ugo, no limites lo político a la militancia partidista, puesto que cualquier expresión de disidencia, sea cual sea, es política, así que cuando reduces tu concepto de lo político a aquello que sucede en el ámbito de los partidos políticos lo vuelves un concepto reduccionista, sobre lo de los dudosos resultados, habría que ver si es que alguien espera resultados, y si es que estos se pueden observar a simple vista. Y bueno, no entiendo eso de tu crítica constructiva, me parece fuera de lugar el arguemnto, finalmente cada quien decide la manera en que “desperdicia” su energía. Y bueno Ugo dime tú cuántas de las 100 mil personas que te acompañaron el domingo en la marcha están ahora involucrándose en mecanismos “más eficientes” para generar cambios ¿?


Pues esa es mi crítica Gerardo. Gastan su energía. Me parecen cortos de visión política y sólo egoístas al pretender desfogar la represión acumulada por la sociedad hacia las personas que se asumen dentro de lo LGBT.


¿Orgullo? ¿Da orgullo ser LGBT? ¿Es como sentirse orgulloso de ser blanco, rubio o moreno?


Incongruencias y cortos de visión política. No se llamen movimiento político por la defensa de los derechos humanos para ese sector Gerardo. Sean congruentes y que sólo sea una gran fiesta, un gran carnaval ajeno a lo político.


A mí no me acompañaron 100 mil personas Gerardo. Me parece mucho más concienzudo el fenómeno social vivido en el movimiento de Andrés Manuel porque sencillamente el objetivo es informar y ejercer presión por el fraude electoral. La gente se sumó a un ejercicio de credencialización como representantes de un Gobierno al que consideramos legítimo; no fuimos a echar desmadre sino a informarnos más y a reproducir esa información en gente que no alcanza a comprendernos.


Cuando critico me siento con la legitimidad para ello porque me respalda el que en mi vida diaria intento que las condiciones de vida para la gente LGBT, niños, ancianos y demás sean de mejor calidad y se acerquen a los niveles mínimos de dignidad humana Gerardo.


Te reitero que hablar de lo legitimo y lo ilegitimo es pretender que estás en un plano superior a los demás, y no, porque que tú tengas la conciencia de eso que haces no descalifica al que hace lo mismo sin conciencia o al que teniéndola no lo hace activamente.


Sólo justifico mis argumentos, porque me gusta tener justificación para lo que hago y no sólo aventarme al ruedo sin tener un piso mínimo de seguridad. El ridículo siempre me ha dado miedo.


Cuando critico al PRD lo hago porque no soy un ciudadano que sencillamente lanza acusaciones y desacredita la labor de grupos e individuos dentro de nuestra organización política; me respalda el que al menos intento involucrarme al interior del Partido para construir uno más moderno.



Si, y que tú seas militante de un partido no obliga a que todos lo sean, no encuentro el punto aquí, puesto que me parece que tener conciencia de tu realidad no obliga a militar en un partido político y militar en un partido político tampoco es garantía de tener esa conciencia que dices.


No, y reitero que el discurso sobre el PRD es sólo un ejemplo de porqué mis críticas al Partido tienen más valor que las de un no militante del Partido. Dicen que sólo aquél que construye el futuro tiene derecho a criticar el pasado.


Cuando un movimiento político no tiene la visión para enfrentar al sistema sin ser comprado por este, merece mi respeto. Acuérdate de los hippies cuando VW les vendió los coches que eran “parte del movimiento contracultural”, cuando la industria textil les confeccionó la ropa, cuando sus hijos se volvieron yuppies. Acuérdate cuando el PAN se volvió populista y creó el Seguro Popular y ahora hay pensión para adultos mayores (convertida en ley por legisladores y cacareada por el ejecutivo). Acuérdate de la marcha gay que exigía respeto y políticas públicas de respeto a la integridad humana y hoy son carnavales dirigidos por empresas que en poco o nada se han comprometido a ejercer presión al sistema para lograr los cambios que requiere una sociedad tan jodida como la nuestra Gerardo.


Pues podrías explicarme de nueva cuenta esa primera línea porque me es bastante confuso (yo insisto que hay un error de redacción, pero no me hacen caso. El Blogger). Respecto de lo otro, no, no me acuerdo Ugo, tú sí. No recuerdo las marchas gays que exigían respeto y políticas publicas de respeto a la integridad, pero sé bien que he participado en unas en las que lo importante es decir aquí estamos, porque me parece que si hay algún objetivo en la marcha es antes que otra cosa decir: aquí estamos, porque desgraciadamente hay que irrumpir violentamente en vida del resto para que no puedan negar nuestra existencia, más allá de si existe o no una comunidad, lo importante es hacer ver que existimos, y sí, necesariamente de forma violenta, de otra manera nadie reparara en ello… sobre quien sale ganando en realidad, bueno, tú me dirás…


Es muy sencilla esa primera línea. (ven como tenía razón ¿?, ugo omite arriba una negación que ahora corrige. El Blogger) No merece mi respeto un movimiento que se asume político sino tiene la capacidad para derribar o transformar aquello que sustenta su formación. Y no, yo no me acuerdo de esas de manera vivencial, resulta que yo sólo me he enterado por la historia que así se originó la Marcha; buscando erradicar los males de esas personas LGBT, pero un día fue comprada por el Sistema y ahora sólo manipula a sus participantes.


No bloqueo a los manifestantes Gerardo, y mucho menos hago propaganda contra ellos. Te lo digo a ti, me parece basura.



Pues bueno Ugo… a mi me resta hacerte una pregunta, o varias… por qué sí marchar en Madrid y no en México… porque el PSOE si va acompañando la marcha y el PRD no, o porque efectivamente la marcha en Madrid está cooptada por ese partido y acá no… y Ugo, quién gana allá, o te parece que en Chueca viven puras personas comprometidas con la causa homosexual… acaso no sabes el precio de los pisos en ese barrio y quienes son quienes al final se llevan las ganancias… mmm, me das mucho a pensar, o acaso es sólo que es más glam marchar por Madrid que por la ciudad de México…


¿Dónde dejaste tu crítica cuando marchaste por Madrid?


Nunca marché en Madrid. Apenas fui un espectador de cómo se realizaba la Marcha, sí participé en el carnaval posterior. Nunca fue mi intención ser un manifestante ahí. Y no tengo que decir nada sobre el partido socialista, espero ya te hayas dado cuenta que no había relación directa entre partidismo y política, eran ejemplos de lo legítimo de los comentarios.


Resumen por si hay respuesta (que en verdad la espero): cuando nos asumimos personas de izquierda y reconocemos que hay errores; actuaríamos con la metodología del sistema capitalista (egoísmo) al no compartir con nuestra comunidad la percepción del error y al no comprometernos en resolverlo, y si creemos que al sólo decir que algo está mal y no ejercer un acto de conciencia al comprometernos por cambiarlo entonces somos lo mismo que el Sistema.


Yo espero no tener que estar justificando más mis comentarios Gerardo, yo espero no recibir agresiones en tus comentarios. Yo sólo critico y reconozco un error en un movimiento con el que me identifico, y a ti que eres una persona con una cultura suficiente trato de compartirte mi percepción y ejercer un verdadero cam
bio. Son observaciones que uno hace…


(Y así termina, senado, la tercera parte de este bello catfight. Ugo ha demandado respuesta y yo solo suplico a Gerardo que si se le ocurre seguirle, ya no me haga ponerle colorsitos a sus comentarios por que me tardo mucho y hay que hacer otras cosas en la vida a parte de darle al technicolor de sus controversias. Además otro color va a hacer que de plano esto se vea como banderita gay.


Ya enserio, muchas gracias a ambos por participar con tanto seso. Queda abierta la invitación si alguien quiere unirse a esta retahila dialéctica. Creo que lo más importante es tomar conciencia y dignificar el valor de la reflexión dialogada, la tolerancia y la aceptación. Hoy más que nunca la izquierda y la resistencia necesitan comunicarse sin descalificaciones. En eso nos va la sobrevivencia en medio de esta pesadilla mexicana)

5 comentarios:

el juntacadáveres dijo...

yo no diré más... me parece que discutimos en planos distintos...

vertir más argumentos es reiterar lo ya dicho...

Alivá Ardevaas Leinad dijo...

MANAS!! que les pasa!! paerece que no son putas!!

Ya hablando en serio, se dan cuanta cómo cualquier argumento se puede revatir?

Mas cuando todas las cosas se plantean en un punto demaciado personal y con posturas (ambas) tan llenas de subjetividad.

Y si, mucho hay de cierto que cada dia las marchas (no solo la del orgullo LGTB) van perdiendo el sentido de su origen y peso ante la sociedad. Cotidianamente lo vemos. Indistintamente a eso, las marchas fueron un método de protesta y ahora son los residuos de una ciudadania molesta. Los medios han monopolizado la informacion y no hay mucho que podamos hacer al respecto (quizás volvernos terroristas intelectuales y comenzar a destruir la idea del concepto o pilares similares del conocimiento). Me queda claro que nadie está generando un devate congruente, solo se queda en una discusión que busca tener más la razon que llegar a un acuerdo.

No todo el colectivo LGTB (o GLTB, o TBLG, o BGTL o como sea) está podrido. Si su gran mayoria, y justo por eso, tenemos la responsabilidad de formar a las personas y compartir ideales para que pueda fortalecerse y dejar la miserable ignorancia que predomina por la mercadotecnia de muchos pinches lugares y sitios. Si bien es algo dificil, y no necesariamente clavado, se puede hacer algo (cosa que no trasciende mucho en mi vida, se los dejo de tarea a ustedes que les gusta ser lideres intelectuales).

Como consejo: usen la misma mercadotecnia que el sistema usa (manhunt, titos, etc...) para cultivar a la gente y sacarla del hoyo. Siempre va a haber cánceres y mierda en los movimientos, pero si se quiere recuperar el sentido politico de la marcha GTBL, hay que ser inteligentes y concientes de que el medio que afrontamos es mucho mas complejo y desarrollado que lo que antes pudiese implicar. No podemos hablar de generalidades, cuando a la cabeza de la marcha de este año, hubimos de menos seis personas con un machete pintado de rojo con las inscripciones de "Viva Atenco" de un lado, y del otro "Oaxaca vive", y una pancarta. Creo que el fracaso de todo movimiento es cuando nos resignamos a que las cosas no pueden cambiar, y estamos solo en un contexto diferente, porque ya hay muchas personas conformes con su estátus, e ignorantes de lo que falta por hacer, si bien, no solo por los "derechos homosexuales", tambien es por el alto a la discriminacion (drogadictos, ancianos, niños de la calle, etc de nucleos sociales rezagados); todos parte de esta sociedad, y muchos víctimas de la misma.

No basta con discursos acerca de lo acertado o nefasto de un movimiento, si se tiene una opinión, uno tiene que tener el valor de poder poner el ejemplo de que no todo está perdido (por un lado, y por el otro ); tambien si sabemos que esta marcha tiene fines económicos, auspiciar diálogo para que estos medios sean útiles a la causa, e incluso exigir que de menos propicien informacion no solo de sus negocios.

Las palabras mueven, el ejemplo arrasta....

El que no vive para servir, no sirve para vivir... (servir no de manera pragmática ni como servidumbre)

Romperemos barreras, conquistando ilusiones... (snif.... viejos recuerdos de mi infancia)

PD. perdonen mis faltas de Hortogáfia.... jajajajaja

[Raúl de Alejandría] dijo...

Muy pronto, el resumen y conclusión de este fandango. Espérelo ¡!

Fastfood dijo...

Si ubico, siquiera diciendo la ciudad, todos los clientes sabran quien soy. Y lo que voy a contar no creo que les guste... Vamos, que no quiero salir a pelea diaria con todos aquellos que se sientan ofendidos, porque ofender, ofenderé, y mucho... Aunque sea en clave de humor.

Anónimo dijo...

Tratando de evitar inducir mi comentario por la hortográfia del compañero anterior... pronunciaré mi "a modo de conclusión" jajaja.


Salgais y manifestais pueblo de México; es tu principal derecho como ciudadano. Nomás que abre tus ojitos, y ya que armaste borlote en la calle busca la construcción de herramientas para poder transformar el mundo. De veras que salir a manifestarnos no es la solución; es apenas un primer paso. Por eso, los que vivimos en el Plantón aprendimos que debíamos reorganizarnos y transformar el sistema opresor que rechazamos. Y sólo en la vida diaria, con la acumulación de conocimientos, con la crítica y con las propuestas podremos vislumbrar el pinche País que queremos.

Seguramente no lo veremos nosotros, pero si nos involucramos exigiendo resultados positivos a la SEP, al DIF, al Congreso, al espurio, al IFE etc. entonces alcanzaremos a darnos cuenta que el mundo es redondo y que a lo lejos se asoma la punta de un mejor lugar para vivir. No vivamos en la güevonada de esperar que los otros lo hagan por nosotros.

Ugo